lunes, enero 16, 2017

Los miserables

Esta entrada va dedicada a Los Miserables, esa “mean minded people” cuya única forma de brillar es echar mierda encima de los demás. El miserable o mean minded (en adelante MM) es ese ejemplar de ser humano mediocre, ávido de atención y reconocimiento, de inteligencia tirando a dos dígitos, que no soporta el éxito en los demás y no pierde ocasión de abrir la bocaza para guarrear al prójimo con el objetivo de que todos vean lo guay que es él por comparación y el resultado práctico de que tó Dios concluye que es gilipollas.

El miserable es la abogada con cuerpo de botijo que da lecciones sobre principios generales del Derecho a profesionales jurídicos cualificados que no se las han pedido, dando por hecho que son unos inútiles cuando la que está haciendo el ridículo es ella. Es el paleto de aldea que tiene el cuajo de sentarse en una mesa de veinte comensales en esta mi ciudad y soltarles en su cara que los madrileños somos unos cutres porque en Madrid sólo hay bares llenos de mierda en los que te quedas pegao, no como en su pueblo de la España profunda, donde por lo visto sólo hay “restós” cool del más puro estilo neoyorquino. Es el ingeniero ignorante que se atreve a decir que a los abogados tampoco hay que pagarles mucho porque total, a lo único que se dedican es a discutir; se ve que fue un ingeniero el que creo el mundo, y yo saberlo, oiga. Es la morcillona pintada como una puerta que aspira a Directora Generala por los méritos del chichi.

Si los soplapollas miserables volaran, nunca veríamos el sol. A todos ellos, feliz 2016, porque me va importar una mierda lo que digáis en 2017.

4 comentarios:

  1. Feliz año Amaranta.. pese a los mentecatos voladores y a esa ansiedad que tienes demasiado pegada pero que debe ir quedando en segundo plano porque las circustancias afortunadamente ya no la alimentan. Solo quedan tus miedos. No es poca cosa, pero es superable.
    Y a esos colegas representativos de la marca España... pues que les den bien dado, jajaj

    ResponderEliminar
  2. Cuánta razón tienes! Lo bueno es lo que nos reímos de ellos de su soberbia intelectual y de lo paletos que son en el fondo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí, ahí... Al final ni le das importancia más allá del cabreo puntual. Gracias por pasarte :+)

      Eliminar

Ya que estás, cuéntame algo.