lunes, mayo 15, 2017

Harta de hablar de Erik

Siempre me ha gustado escribir. No es ningún secreto. Sin embargo, todo lo que escribo últimamente en el blog, de una forma o de otra, tiene que ver con Erik. El motivo bien puede ser que sólo escriba en el blog cuando necesito desahogarme, pero aún así. Yo no me defino por Erik. Lo malo es que cuando una situación te causa problemas todo acaba girando en torno a eso. Ahí es cuando te pierdes de vista a ti mismo.

El personaje de Patricia ha surgido por una razón. Algo dentro de mí me decía que tenía que ocuparme de mí en primer lugar, centrarme en mis deseos y necesidades. Esta Patricia tiene más razón que un santo. Si tuviera que contestar a la pregunta de si ha merecido la pena este proceso en el que me he metido y que ha venido marcando mi vida los últimos tres años, la respuesta sería dual: sí y no.

Sí porque este proceso me ha hecho cambiar hacia mejor, me ha obligado a asumir las riendas de mi vida y ha roto algunas ideas un tanto inflexibles que tenía sobre la vida y las personas. Además me ha mostrado que hay amigos con los que puedo contar incondicionalmente, me ha acercado más a ellos, y eso es un auténtico tesoro.

No porque nadie tiene derecho a ponerte  a prueba de la forma en que lo ha hecho Erik. En parte porque la situación le ha superado, es cierto, y en parte porque defiende sus propios intereses también. Lo curioso es que estos pensamientos me vengan cuando todo está pasado y superado ya. Cuando ya por fin empiezo a ocupar el sitio que me corresponde en esta relación. A pinchar y cortar el bacalao. Ahora es cuando pienso que a lo mejor ya no me apetece. 

Estoy un poco cansada de sostener esta cuerda para que no se rompa. Y el motivo es que Erik ha tirado de ella más de la cuenta. Puede que de no haber hecho las cosas de la manera en que las hecho, no hubiera sido capaz de hacerlas. Probablemente sea así. El problema es que a estas alturas, yo ya no tengo ganas de seguir lidiando con  más obstáculos. Y es evidente que los va a haber. Me pregunto si, de haber sido al contrario, hubiera aguantado Erik todo lo que yo he tenido que pasar. Lo dudo muy seriamente.

4 comentarios:

  1. Amaranta:

    Todo lo que planteas tiene muchísimo sentido. Y es natural que le des muchas vueltas.. como que lo es que entre los dos tendreis que resolver los obstáculos. En eso sería lo mejor que ninguno fuese unilateral..(ya sabes a lo que me refiero) pero las cosas fueron y son como son. A partir de aí las decisiones son de uno mismo.
    Con todo tienes razón en algo.. las cosas han cambiado para mejor, muchísimo mejor, y liberarte de ciertas corazas de inflexibilidad te ha venido muy, muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Euclides. Siempre ayuda la visión de un tercero, a veces uno no sabe si realmente es lógico sentirse así o es que está algo negativo ;-)

      Eliminar
  2. Claro que eres mucho más que Erik, este tiempo pasará! Fuerza!😘😘

    ResponderEliminar

Ya que estás, cuéntame algo.